Construimos entre todos
Una sociedad abierta

El carácter abierto y hospitalario de los españoles es una seña de identidad de nuestro país. A lo largo de nuestra historia, hemos sido una tierra de convivencia de diferentes culturas y durante siglos han habitado cristianos, musulmanes y judíos, cuyos legados han enriquecido el patrimonio histórico y cultural del país. La especial relación con los pueblos de Iberoamérica engrandeció esa riqueza cultural y contribuyó a moldear el carácter de los españoles, que conforman un pueblo abierto, multicultural, tolerante y respetuoso.

Democracia avanzada
La Constitución Española de 1978 garantiza la convivencia, protege los derechos de las minorías y establece que nadie puede ser discriminado por nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra circunstancia personal. Reconoce la existencia de las lenguas cooficiales y confiere a las comunidades históricas uno de los mayores grados de autogobierno del mundo. El sistema democrático español está considerado como uno de los mejores del mundo y en los índices internacionales se encuentra entre los 20 primeros países, considerados como ‘Full Democracy’.
Tierra de acogida
España es la tierra de acogida de 5,5 millones de personas llegadas desde otras naciones en busca de un futuro mejor. Estos inmigrantes y sus hijos constituyen el 11% de la población y han hallado en nuestro país un entorno propicio para vivir, trabajar y estudiar. Los ciudadanos provenientes de otros países se sienten bien acogidos y el 80% de los hijos de extranjeros se adaptan sin problemas en España, unas de las tasas más altas de integración del mundo.
Visitantes “como en casa”
España es vista en el resto del mundo como uno de los países más atractivos para descansar. Más de setenta millones de turistas la eligen cada año para pasar sus vacaciones por muchos motivos: patrimonio cultural, gastronomía, naturaleza… pero también por el carácter acogedor, abierto y alegre de la sociedad española, que les hacen sentir “como en casa”.
Gay-friendly
España se convirtió en 2005 en el tercer país del mundo en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, sólo por detrás de los Países Bajos y Bélgica. Las parejas de homosexuales gozan desde entonces de plena igualdad de derechos ante la administración, al mismo nivel que las formadas por personas heterosexuales. Incluidos los derechos a la adopción conjunta, herencia o pensión. La capital de España acoge cada año Madrid Orgullo, la gran fiesta que atrae a la ciudad a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) de todo el mundo.
Accesibilidad universal

España tiene entre sus objetivos ser un país para todos. Un espacio abierto, en el que todas las personas puedan compartir los mismos servicios y productos sean cuales sean sus capacidades y nadie pueda sentirse discriminado. Para lograr esa meta, nuestro país hace tiempo que dejó de pensar en productos específicos para personas con discapacidad. Hoy aplica criterios de accesibilidad universal al diseño y gestión en todos los ámbitos: sistemas de transporte; actividades de turismo y de ocio; educación; deporte; bienes, productos y servicios a disposición del público; tecnologías de la información y relaciones entre los ciudadanos y las Administraciones Públicas.