David Martínez Martín: “España es un referente mundial en materia científica”

19/01/2018

David Martínez Martín (Aranda de Duero, 1982) es el inventor de una nueva tecnología que permite medir la evolución de la masa de las células vivas: el Monitor de Citomasa. Un descubrimiento que conllevará grandes avances en el tratamiento contra enfermedades de todo tipo.

Licenciado en Física por la Universidad de Valladolid y Doctor en Física por la Universidad Autónoma de Madrid con calificación Sobresaliente Cum Laude, ha continuado su formación e investigaciones en Estados Unidos, Alemania o Suiza. Allí reside y trabaja en la actualidad desarrollando el prototipo comercial de su Monitor de Citomasa para la Universidad Politécnica Federal de Zúrich (ETH) y la empresa suiza Nanosurf AG.

Has conseguido desarrollar un sistema único en el mundo para medir células vivas y determinar su peso de forma rápida y precisa ¿Cómo funciona?

El dispositivo que hemos desarrollado es lo que llamamos un balance inercial y, esencialmente, funciona midiendo cómo de difícil es acelerar las células. Es decir, que se basa en una medida de inercia. Aunque suene algo raro, no necesitamos realizar grandes movimientos. Nosotros lo que tenemos es una especie de “micro palanca” donde la célula reside y puede vivir durante días.

Entonces, con ayuda de un láser introducimos un movimiento muy bien definido, del tamaño de unos pocos átomos, de 1 a 5 átomos de distancias interatómicas, y con ese pequeño movimiento somos capaces de detectar con muchísima precisión y a gran velocidad la masa de las células.

¿Y qué elementos utilizáis para componer esta báscula?

Para medir la masa en sí, lo que necesitamos es un microresonador que en realidad es una palanca que actualmente está construida en silicio. Después, contamos con la ayuda de dos láseres: uno de ellos que modulamos en intensidad y que se encarga de introducir ese pequeño movimiento de la microbalanza, mientras que el otro láser se encarga de hacer la lectura del movimiento.

¿Cuándo y cómo comenzó esta investigación?

Esta investigación la comencé en 2012 cuando me vine a vivir a Suiza. Hace muchísimos años, podemos estimar más de 100 años, existe una pregunta muy fundamental en biología y medicina, que tiene que ver con cómo las células regulan su tamaño.

Fíjate, podemos miramos a nosotros mismos y vemos que obviamente estamos compuestos por células. Si prestamos atención a nuestros ojos y a nuestros órganos podemos pensar que las células que nos están formando de alguna manera tienen que saber cuánto tienen que crecer para poder desarrollar esos órganos de manera tan precisa.

Sin embargo, a día de hoy, no sabemos drásticamente nada de cómo funciona ese mecanismo de regulación. Pero lo que sí sabemos es que cuando esos mecanismos de regulación no funcionan aparecen muchas enfermedades como, por ejemplo, el cáncer. De tal manera que, para poder investigar cómo las células regulan su tamaño lo que faltaba era precisamente una herramienta que nos permitiera medir esa característica con precisión.

¿Cómo fluctúa el peso de las células?

Lo que hemos observado, y que hasta ahora no se sabía, haciendo experimentos con distintos tipos de células y líneas celulares humanas y de ratones es que, en pequeña escala y en tiempos de pocos segundos, las células fluctúan su masa bastante rápidamente. Fluctúan en una pequeña cantidad en torno al 1-4% del total de la masa de la célula y son capaces de hacerlo en pocos segundos.

Tu sistema también puede monitorizar las variaciones de peso a lo largo del tiempo …

Exacto. Podemos hacer experimentos de pocos milisegundos pudiendo ver la masa de las células con una resolución temporal de 10.000 segundos. También podemos ver las condiciones completamente no invasivas y podemos seguir el proceso de la masa celular durante días.

Además, el sistema ha sido desarrollado de tal forma que es totalmente compatible con los sistemas de microscopia óptica utilizados en biología y medicina, como la florescencia o la diferencia de contraste. Y combinando estas dos medidas podemos correlacionar los cambios de masa con los cambios de morfología o los cambios de estado a nivel celular.

¿Qué aplicaciones puede traer este dispositivo para la salud?

Por ejemplo, podemos empezar a plantearnos cómo afectan determinados patógenos a las células y entender qué nuevas vías de ataque utilizan. En el caso de los virus nos permitirá realizar nuevas investigaciones a la hora de desarrollar actividades o podemos también estudiar el progreso de un tumor y ver qué mecanismos están funcionando incorrectamente para que el cuerpo termine desarrollando ese tipo de enfermedades.

¿Cuándo estará listo el Monitor de Citomasa para su utilización empresarial y sanitaria?

La verdad es que todo está yendo muy rápido. Comencé este proyecto en septiembre u octubre de 2012 y a día de hoy las patentes que hemos desarrollado están ya licenciadas por una empresa suiza. Estamos trabajando conjuntamente con esta compañía para obtener los dispositivos a nivel comercial en aproximadamente uno o dos años.

¿Cómo observas el ámbito científico español?

España tiene muy buenos científicos y muy buenos centros de investigación. De hecho, yo me formé como científico en España. Me licencié en Física en la Universidad de Valladolid y posteriormente en la Universidad Autónoma de Madrid. Y me gustaría dar la enhorabuena a nuestro país porque los científicos que salimos de España y vamos al extranjero somos muy apreciados por la gran formación que tenemos.

¿Y qué impresiones hay de la ciencia española en el exterior?

España es un referente mundial en materia científica. Tiene centros muy prestigiosos, científicos que están haciendo un gran trabajo y, a pesar de que no existe tanta financiación como en otros países, la verdad es que España consigue hacer investigaciones de primera calidad. Por todo ello, la imagen de los científicos españoles es siempre vista con gran disposición e interés.